jueves, 6 de agosto de 2009

Cuento chino

"Érase una vez, en una remota aldea del interior de la China, un viejecito que salió de su casa con una pequeñísima cuchara en su mano. Se dirigía hacia la montaña sagrada, una montaña bellísima pero que escondía la peor de las maldiciones: no dejar que los niños crecieran.

El viejecito en su camino se cruzó con un aldeano que sorprendido por la hora de la mañana le pregunto: ¿a dónde vais tan temprano con esa pequeña cuchara en la mano? Voy a mover la montaña –contesto el viejecito- así el sol podrá ver el pueblo y los niños crecerán.

-Pero buen hombre, tú estas loco! –dijo el aldeano- ¿cómo crees que con esa cucharita vas a mover la montaña?

-Pues si nadie empieza, nunca nadie lo conseguirá."

La diferencia entre la esclavitud y la libertad está en dar el primer paso. No te garantiza el éxito pero sí te devuelve la vida, y éso en sí mismo es un éxito.

8 comentarios:

Sundance dijo...

Dar el primer paso....
no es un "cuento chino", es una gran verdad.
Los miedos son los que nos paralizan, si conseguimos dar el primer paso como dices, se rompe esa espiral de esclavitud a la inacción.

Me ha gustado mucho, Lobo.
Gracias!

Marta Abelló (martikka) dijo...

Fascinante. Con sólo una cuchara en la mano...

Gracias Lobo!

sedemiuqse dijo...

Precioso
besos y amor
je

El lobo estepario dijo...

Gracias Sundance, muy cierto lo que dices; la diferencia entre el miedoso y el valiente está en ése primer paso...

Un abrazo.

El lobo estepario dijo...

Hola Marta, necesitamos de much@s con un par de... cucharas.

Un abrazo.

El lobo estepario dijo...

Sedemiuqse, gracias por tu comentario. Siempre tan risueña.

Un abrazo.

lluM dijo...

Cuánta razón, Lobo...

Abrazo enorme!

LluM

El lobo estepario dijo...

Gracias Llum.

Un fuerte abrazo.